“Se demanda una nueva conducta del empresario”

Foro de empresarios llama a cumplir la ley como un impulso para una transformación ética en el país.

El director ejecutivo de Centrarse habló sobre cómo el empresario debe verse como un ciudadano ético.

El papel que deben jugar los empresarios en la sociedad guatemalteca es el nuevo tema en el cual se enfocará el XI Foro Nacional de Responsabilidad Social Empresarial, organizado por Centrarse que este año lleva por título “La nueva ciudadanía empresarial”.

Juan Pablo Morataya, director ejecutivo de Centrarse, reflexionó sobre las necesidades de trabajar en esos roles, en los cuales la sociedad pide más transparencia y apertura.

¿A qué responde el tema de la nueva ciudadanía empresarial?

En los últimos tres años se ha trabajado en el tema de la ética empresarial y ahora estamos yendo a una transformación.

No podemos negar la transformación económica, social y política en Guatemala. Estamos muy claros de que este es un momento en el que se demanda un nuevo comportamiento empresarial.

Todos los países están demandando una transformación del sector privado, uno más consciente de la realidad del país, pero ante todo consciente de su rol de la responsabilidad que tienen sus actuaciones en países como Guatemala o Nicaragua.

¿Qué es lo que se debe transformar?

Los empresarios tienen que tomar una decisión activa como ciudadanos, defendiendo y promoviendo la ley. El fortalecimiento de la democracia y la institucionalidad inicia cumpliendo la ley, continúa con el pago de impuestos y con no formar parte de ilegalidades, como pueden ser el financiamiento electoral ilícito o las prácticas corruptas. Creemos que toda esta transformación está aquí y es una demanda.

Hoy las sociedades están demandando de los empresarios transparencia y rendición de cuentas.

¿Qué acciones demanda la coyuntura actual?

Lo primero que necesitamos todos los guatemaltecos es aceptar que Guatemala está en un momento de transformación.

Creo que Guatemala necesita cada día más empresarios humildes para reconocer lo que hemos hecho o lo que se ha dejado de hacer.

Se necesitan nuevos liderazgos y una capacidad de diálogo entre los actores. Aprender a rendir cuentas no únicamente a los accionistas y colaboradores, sino a la sociedad en la que opero, y transparentar lo que estoy haciendo bien y que esa pueda ser la base para generar confianza. En la medida en que logremos esa confianza, vamos a poder avanzar en la construcción de un nuevo país.

En esta misma coyuntura se han detectado empresas y empresarios vinculados con casos cuestionables. ¿Qué opina?

Los señalamientos que pueda haber para empresarios o empresas son persecución personal individual y son positivos. Al final hay que hacer una depuración, y si hay pruebas y casos hay que evidenciarlos y que se ventilen de forma judicial, porque ese es el primer paso para esa transformación.

Pero lo que me preocupa es que en la lógica de este proceso de transformación únicamente nos quedemos esperando la judicialización de los casos, y esta de alguna manera es demasiado reactiva. Desde Centrarse queremos colaborar en ese proceso de transformación, pero de una manera más preventiva y proactiva.

En el 2017, más de 47 empresas han participado en el mecanismo de cumplimiento; es decir, construir oficinas de cumplimiento a lo interno, que son como auditores en temas legales, éticos, de prácticas anticorrupción y de formación de valores.

Podemos meter a toda Guatemala presa y no acabar con el problema. Esto viene de antes, el tema es cómo estamos liderando las empresas, cómo estamos liderando este país y cómo podemos, preventivamente, romper esas cadenas que tienen el sistema puesto de la manera en que lo tienen.

No podemos tener alguna posición en torno a los casos que se han presentado. Ahora somos respetuosos de la ley, de los casos que se inician, que se llevan a cabo los procesos como deben llevarse y aplaudimos y reconocemos el valor de la justicia.

¿Cree que ha perdido confianza la ciudadanía?

Por supuesto. Creo que en Guatemala la confianza ya estaba perdida. Lo que creo es que estos casos ponen en evidencia cómo entre los distintos actores, públicos y privados, no nos reconocemos, no hay confianza, no hay capacidad de diálogo, y lo único que se hace es provocar una polarización cada día mayor que no construye país.

Compartimos el link hacia la nota publicada en prensa libre: https://www.pressreader.com/guatemala/prensa-libre/20180426/281719795193092